Voces y movimiento al ritmo de mis derechos - ICBF
Este proyecto tiene como objetivo implementar un proceso para el desarrollo de acciones orientadas a la promoción de los derechos de niños, niñas y adolescentes, así como la prevención de sus vulneraciones en contextos territoriales de riesgo, a través de una metodología de práctica musical, combinada con el baile y la expresión corporal.

De esta forma 320 participantes entre los 6 y 17 años de edad en los municipios de Mitú y Carurú en el departamento del Vaupés, integran Música y movimiento al ritmo de mis derechos que surge como un trabajo conjunto entre el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la Fundación Nacional Batuta (FNB) en el marco de la estrategia “Acciones masivas de alto impacto social” (AMAS), cuyo objetivo es prevenir la vulneración de los derechos de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes mediante acciones de movilización social innovadoras y creativas.

Voces y movimiento al ritmo de mis derechos tiene los siguientes objetivos específicos:

                  Objetivo de formación:

                  Fortalecer el reconocimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, y de su vivencia en el territorio.

                  Objetivo de movilización social:

                  Generar reconocimiento y apropiación en las comunidades, acerca de las potencialidades y posibilidades de incidir de los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derechos y fuente de transformación social.

                  Objetivo de divulgación pedagógica y sensibilización:

                  Vincular al público general en torno a la necesidad de proteger los derechos de los niños, niñas y adolescentes ubicados en territorios que han sido históricamente afectados por el conflicto armado, a través de estrategias artísticas, culturales y psicosociales. Así mismo, dar a conocer las acciones desarrolladas por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y sus aliados, en torno a la protección de los niños, las niñas y los adolescentes del país.

                   Objetivo de sistematización:

                  Consolidar la experiencia teniendo en cuenta las características territoriales, los aprendizajes, las tensiones/retos y propuestas de fortalecimiento para futuras intervenciones. 


                  Metodologías de Voces y Movimiento:

                  Voces

                  Esta metodología genera espacios de práctica, aprendizaje, creación y disfrute de la música, para niños y niñas –en este caso, entre los 6 y los 12 años de edad-, que primordialmente se encuentren en contextos de vulnerabilidad de sus derechos y riesgo social. Está basado en los programas de iniciación musical de la Fundación Nacional Batuta (ensamble y coro) y de atención psicosocial, que se combinan en un modelo de atención musical – psicosocial.


                  El programa desarrolla su acción en principios pedagógicos como la flexibilidad, articulación, participación, inclusión, creación e improvisación musical como medio de expresión y reparación pues reconoce la complejidad de la población y de los territorios en los que se desarrolla la propuesta.


                  Los niños y las niñas desarrollan destrezas para interpretar instrumentos musicales y adentrarse en el mundo del manejo de la voz y de la práctica musical colectiva, pero también avanzan en el reconocimiento de sus derechos a partir de la comprensión del territorio como propio. La creatividad es fuente de narrativas sonoras y artísticas que favorecen la construcción colectiva, la expresión y apropiación del proceso por parte de los beneficiarios.


                  Movimiento

                  Esta metodología genera espacios para la sensibilización artística que integre la música y la corporalidad, en un ejercicio de inclusión y experimentación de estéticas y técnicas diversas. La población a quien va dirigido, son adolescentes entre los 13 y 17 años, principalmente aquellos que se encuentran en riesgo de vulneración de sus derechos. Para los adolescentes, la expresión corporal favorece la adquisición de habilidades sociales, interacción con otros, reconocimiento y aceptación propia y de otros.


                  La música y la expresión corporal a través de la danza son disciplinas convergentes. Elementos como el plano temporal, el pulso, el ritmo, la lógica se trenzan potencializando a la una con la otra. La música para su entendimiento conceptual y gestual, hace uso de símiles entre los lenguajes corporales, visuales y narrativos. Al estar de manera explícita en el proyecto “Música en Movimiento”, se facilita la percepción, comprensión y apropiación de los conceptos e ideas, así como el desarrollo de destrezas, en las cuales música y cuerpo se fortalecen, logrando un nivel mayor de impacto tanto para el individuo que experimenta el proceso de iniciación musical, como para el espectador, quien involucra no solamente el oído, sino toda la corporalidad en la experiencia.