Este mes compartiremos la visión de Edison Cadena, coordinador del centro musical de Puerto Limón en Putumayo, que beneficia directamente a 195 personas, rescatando la música tradicional del pacífico

La Fundación Nacional Batuta en convenio con Gran Tierra Energy, llegó hace 2 años  a Puerto Limón, ubicado a dos horas de Mocoa, Capital del Putumayo; para implementar este proyecto que beneficia a 80 niños, niñas, adolescentes y jóvenes, mediante la formación musical de ensambles de iniciación y coro.

Este proyecto busca desarrollar el potencial cultural y artístico de los niños y jóvenes habitantes de Puerto Limón mediante la formación artística en un ensamble de iniciación musical, un programa de enseñanza en músicas tradicionales, talleres formativos de construcción instrumental y acompañamiento psicosocial orientado a fortalecer las emociones y vínculos familiares de los beneficiarios. 

Hablamos con Edison Cadena, Coordinador del Centro Musical, quién nos ha compartido sus experiencias y compromiso por dejar una huella positiva en los beneficiarios.

Entrevistador: Maestro Edison, cuéntenos por qué es pertinente un proyecto musical, para esta población.

Maestro Edison: El modelo formación musical va acompañada de un proceso de seguimiento psicosocial. La combinación de estos dos ejes, permite que los niños, niñas y jóvenes, tengan la oportunidad de desarrollar aptitudes artísticas, cognitivas, académicas y sociales. Para una población, que se encuentra a dos horas de Mocoa y compuesta mayoritariamente por población afro e indígena, resulta un proyecto ideal para complementar la formación académica de los colegios y escuelas locales que no cuentan con una oferta artística. Los beneficiarios usan su tiempo libre en aprender música, trabajar en comunidad en vez de ver televisión o gastar sus tardes en la calle y en reconocer la importancia de su herencia cultural musical.

E: ¿Cuánto tiempo lleva este programa y a cuantas personas beneficia?

ME: El programa va para su tercer año y este año beneficiará a más de 95 personas. El impacto no queda ahí, día a día llegan nuevos niños y niñas de los colegios interesados en conocer el proceso y las poblaciones vecinas ya nos reconocen y vienen a los conciertos que hacemos cada dos meses. Beneficiamos indirectamente a más de 270 Familiares de los integrantes del Centro Musical.

E: ¿Cuál es el principal reto de la implementación de este proyecto?

ME: Puerto Limón está muy apartado. Esta dificultad fue vista como una oportunidad, ya que nos preguntamos cómo ampliar las fronteras de los beneficiarios para que pudieran evidenciar que la música los puede llevar lejos. El resultado se ha evidenciado en conciertos en las poblaciones vecinas incluyendo Mocoa, y visitas a parques ecológicos que han contribuido al acompañamiento psicosocial del programa. Los estudiantes han visto que pertenecer a Batuta, es sinónimo de nuevos aprendizajes.

E: ¿Qué pasará este año en Puerto Limón?

ME: En 2017 la contribución de la FNB será más robusta. Para rescatar la herencia tradicional, se formará un nuevo grupo de marimbas  y crearemos un equipo de lutería para la reparación, mantenimiento y construcción artesanal de instrumentos de percusión como el bombo y  el cununo. Seguiremos llevando a cabo nuestros procesos de formación musical y acompañamiento psicosocial con una programación de conciertos, clases, talleres, cine foros, relación con padres de familia y un sinnúmero de actividades en las que participarán los beneficiarios directos, sus familias y las poblaciones vecinas.

E: ¿Por qué rescatar la música tradicional del pacífico?

ME: Como le comenté, la mayoría de la población es indígena y afro. La cultura inmaterial y ancestral está en riesgo de olvidarse, ya que las nuevas generaciones no dan cuenta de su importancia. Mantener este conocimiento vigente, contribuye a que no se pierda este saber que define su identidad cultural, la cual, favorece su interacción como comunidad. Por otro lado, Puerto Limón tiene un gran potencial turístico dentro del Putumayo. Poder exportar su cultura para atraer visitantes, generará dinámicas económicas y sociales que fortalecerán su desarrollo, lo que traerá mejores condiciones para la población.

E: El convenio con Gran Tierra Energy ha sido clave. ¿Por qué lo considera Ud importante?

ME:
Este convenio con la FNB ha sido fundamental para llevar a cabo un proceso integral. La inversión de la empresa privada contribuye al desarrollo social en varios niveles: académico, social, cultural. Esto no solo beneficia a la población, sino que también fortalece el desarrollo económico de la región al largo plazo, ya que las personas contarán con un mayor nivel académico, potencial profesional y un sentido de trabajo en comunidad. De esta forma, la región será cada vez más competitiva, generando beneficios para todos.

E: ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

ME: Disfruto ver que es evidente el poder transformador de la música. Como maestro, uno empieza a constituirse como un ejemplo a seguir para los niños, que empiezan a preocuparse sobre cómo comunicarse mejor, cómo compartir con sus compañeros y cómo actuar. Ellos constantemente lo imitan a uno. Esto es una gran responsabilidad y un gran orgullo, el aprendizaje no es en una sola vía, ya que uno como maestro aprende de ellos todo los días.

Regresar