Alondras y Ruiseñores: la inteligencia musical como alternativa de desarrollo multidimensional para la primera infancia

Tipo de documento: Artículo indexado

Año:2016

País: Colombia

En el primer proyecto del Programa Alondras y Ruiseñores, que hace énfasis en la percepción, se ha fundamentado un modelo alternativo para el desarrollo multidimensional en la primera infancia; se considera relevante la inteligencia musical como punto de partida del modelo, en cuanto es un paradigma que se fundamenta en las formas de desarrollo y de construcción de conocimiento propias del niño; se sustenta en un acervo investigativo que convoca el trabajo de numerosos grupos; toma distancia del conocimiento disciplinar y reconoce las distintas formas de organización sonora, así como las variadas estéticas que son construcción de las culturas; aporta el interés por la pregunta, la experimentación, la curiosidad, la búsqueda; incorpora la experiencia y el juego, en su capacidad heurística, como base del desarrollo y el aprendizaje; integra el desarrollo sensorio motor y propicia la construcción de la corporalidad; conlleva las dimensiones intra e interpersonal en un contexto social; cerca a la racionalidad de la cognición, genera una alta valoración de las emociones y las vías intuitivas del conocimiento; concibe la música como campo abierto y establece relación con otras disciplinas artísticas, humanísticas y científicas.

Con base en estas reflexiones, el primer proyecto de Alondras y Ruiseñores, adelantado del 2013 al 2015, se propuso poner en circulación una alternativa pedagógica que genere las disposiciones necesarias para integrar y dar significación a las experiencias musicales, a la vez que, por la interrelación de lo musical con otros tipos de conocimiento, favorezca de manera global el desarrollo de niñas y niños de la primera infancia.

El modelo tiene como eje la experiencia, concebida como una forma de conocimiento, derivada del ámbito sonoro-musical, que integra la vivencia, la observación, la interpretación, la intuición y la reflexión, y a la cual convergen los desarrollos sensoriales, sensibles, cognitivos y creativos. El modelo propone experiencias transversales y experiencias con énfasis en la percepción, la expresión y la creación. Igualmente, apunta al enriquecimiento del repertorio pedagógico: un primer repertorio surgió del trabajo de campo, en el cual se sistematizaron pedagogías que los maestros de primera infancia implementan en el aula; un segundo repertorio lo constituyen las pedagogías de la inteligencia musical; como tercer repertorio, el modelo propone las pedagogías de las músicas tradicionales.

Tal como en el caso de la matriz de experiencias, el maestro puede configurar su trayectoria, su propio repertorio de pedagogías, de manera que no restrinja sus prácticas principalmente a la imitación y la repetición. Se resalta que las experiencias proponen estrategias pedagógicas y que, recíprocamente, de cada pedagogía pueden surgir múltiples experiencias. Por lo tanto, el modelo aporta dos referentes importantes para orientar de manera práctica el desarrollo en el aula con niños y niñas de primera infancia.

El modelo propone dispositivos pedagógicos: libros (3), cartillas (4), pruebas para valoración de la musicalidad (3), suite tecnológica con tres software, cancionero y página Web.


*Texto extraído del documento original.

Lo invitamos a leer el texto completo aquí



Regresar