La Fundación Nacional Batuta lamenta el fallecimiento de Gloria Zea

‘La Dama del arte’ como fue catalogada Gloria Zea por el sector cultural en Colombia, murió a sus 83 años en Bogotá. Zea nació el 3 de diciembre de 1935, en una familia con reconocimiento político. Era hija del liberal Germán Zea, quien fue Ministro de Carlos Lleras Restrepo y de Julio César Turbay, y de Beatriz de Zea, alcaldesa de Funza, Cundinamarca. Estuvo casada por 7 años con el pintor y escultor colombiano Fernando Botero con quien tuvo tres hijos, Fernando, Lina y Juan Carlos. Gloria Zea se casó dos veces más, con Andrés Uribe Campuzano y posteriormente con el italiano Giorgio Antei, con quien compartía su vida en la actualidad.

Su vida estuvo centrada en la gestión cultural en importantes instituciones como el Museo de Arte Moderno de Bogotá, Colcultura, la Ópera de Colombia y el Camarín del Carmen, en donde tuvo la oportunidad de promover diferentes manifestaciones artísticas, formar públicos y dejar un legado muy importante para el país. También fue decana de la Facultad de Artes de la Universidad de los Andes.

Según una entrevista de Gloria Zea a la Revista Cromos, para ella la cultura significaba la relación del ser humano con su hábitat, con los procesos de creación y memoria. Así mismo, expresó que dentro de las cosas que más apreciaba estaban los atardeceres bogotanos, la música y el sonido de los árboles.

Gloria Zea inició sus estudios en Arte en Estados Unidos y posteriormente tomó la decisión de venir a Colombia a formarse en Filosofía y Letras en la Universidad de los Andes. Luego de vivir dos años en México, regresó a Colombia a liderar Colcultura por invitación del presidente Alfonso López Michelsen.

En su paso por dicha institución, que precedió al Ministerio de Cultura y la cual dirigió por ocho años, inició el programa de recuperación del patrimonio cultural, en el marco del cual se restauró el Teatro Colón, iglesias en Bogotá y Tunja, y gestionó uno de los descubrimientos arqueológicos más relevantes de la historia de Colombia, la Ciudad Perdida en la Sierra Nevada de Santa Marta. Bajo su liderazgo también se impulsó la creación de importantes publicaciones en historia, sociología y literatura, dentro de las que se destacan: Biblioteca Básica Colombiana, Biblioteca Cultural de Colcultura y el Manual de Historia de Colombia.

Su gestión continuó con un gran reto, liderar el MAMBO y posicionarlo en el ámbito nacional e internacional, con la recomendación de su antecesora Marta Traba, “Tienes que hacer el Museo que yo no pude hacer”. En su gestión, durante 45 años, logró una colección de más de 3.600 obras de arte, trajo alrededor de 240 exposiciones internacionales y 489 nacionales, dentro de las que se encuentran obras de Pablo Picasso y de Marc Chagall. También se destaca la construcción en 1979 de la actual sede del MAMBO, diseñada por el reconocido arquitecto colombiano Rogelio Salmona. En 2014, recibió la Orden de las Artes y Letras, el reconocimiento más importante que el Gobierno de Francia otorga a los representantes de la cultura en el mundo.

Parte de su legado como directora del MAMBO quedó registrado en publicaciones que promovieron sus amigos Francia Escobar de Zárate, Gabriel Zárate y Efraín Otero: la primera, sobre las 100 obras icónicas del museo, y la segunda, un compendio de las fichas técnicas de las obras y una amplia cronología de vida de la institución, que fueron publicados en 2016.

Gloria creyó en la posibilidad de tener ópera de primer nivel en Colombia y trabajó incansablemente para traer el género a los escenarios de la capital. Es así como en la década de los ochenta introdujo al país la ópera y la popularizó al sacarla de los Teatros a la Plaza de Bolívar, según mencionó en una entrevista de la Revista Semana. Desde la Ópera de Colombia, estableció una sólida alianza con el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo para lograr producciones como Orfeo y Eurídice, Falstaff, El caballero de la rosa y ‘Madame Butterfly’, de Giacomo Puccini, que se estrena este miércoles 13 de marzo.

También dirigió la Fundación Camarín del Carmen dedicada a divulgar las artes escénicas, desde donde pudo aportar al regreso de la ópera a la capital colombiana.



Fuentes de información: Revista Semana, El Tiempo, El Espectador, Revista Cromos.

Regresar