Editorial Newsletter septiembre

La Orquesta Juvenil de América Latina, un sueño hecho realidad


Este es un mes especial para la Fundación Nacional Batuta. Y lo es, porque hemos podido cumplir uno de los más importantes sueños de la entidad: crear, de la mano de ISA Interconexión Eléctrica S.A., una Orquesta Juvenil de América Latina conformada por niños, niñas y jóvenes de Brasil, Colombia y Perú, que ofreció un concierto el 26 de septiembre en el Teatro Metropolitano de Medellín.

Se trató de uno de los actos conmemorativos de los 50 años de existencia de ISA y de un evento que desde el punto de vista simbólico, reflejó el poder de conexión que tienen tanto la música como la esencia del trabajo de ISA, organización multi-latina que genera interconexiones mediante el transporte de energía eléctrica,  las tecnologías de la información y las telecomunicaciones.

La Orquesta Juvenil de América Latina se conforma por 50 niños y jóvenes de Colombia –provenientes de distintos municipios del país-, 25 del Perú y 25 del Brasil, todos vinculados a proyectos que creen firmemente en el poder transformador de la música: la Fundación Nacional Batuta, Sinfonía por el Perú y Guri Santa Marcelina, respectivamente.   

Los niños, niñas y jóvenes de la Orquesta Juvenil de América Latina trabajaron desde abril en la preparación del programa que incluyó obras de la literatura musical del mundo y de estos países, así como piezas de la música popular, todas las cuales nos identifican como latinoamericanos y elevan nuestro espíritu desde la potencia de la música como un lenguaje universal.    

El director de la Orquesta Juvenil de América Latina fue Juan Felipe Molano quien actualmente se desempeña como Director de la YOLA, Youth Orchestra de Los Ángeles. Molano fue un niño Batuta, estudió en el Conservatorio de Viena y hoy en día, se proyecta como uno de los directores jóvenes más sobresalientes de Latinoamérica.   

Para ensamblar la Orquesta Juvenil de América Latina, los niños, niñas y jóvenes participaron en una residencia artística de una semana en Medellín con el apoyo de profesores colombianos y de los músicos acompañantes provenientes de cada país.   

Conexión ISA/Batuta

La premisa en el accionar de Batuta es la siguiente: mediante el desarrollo de programas de formación musical, Batuta busca expandir el derecho a la recreación, a la educación integral, a la participación en la vida cultural y el acceso a las artes mediante proyectos que ayudan al fortalecimiento de los valores del ser humano.

Desde la mirada de Batuta, la música  posibilita procesos de interacción entre las personas para construir relaciones personales diferentes a las basadas en la violencia; es decir que Batuta facilita el aprendizaje de valores mediante el trabajo en estructuras de organización colaborativas y armónicas alrededor de horizontes compartidos.

ISA, por su parte, es una empresa que conecta países para mejorar la calidad de vida de millones de personas bajo la conciencia de que los seres humanos somos parte de un todo y de que en el mundo actual, es necesario generar nuevas respuestas a los desafíos sin perder de vista que cuando se conecta un punto con otro, se está conectando a seres humanos.

Esta mirada ética de las dos organizaciones ha permitido que nuestros equipos de trabajo disfrutemos profundamente con la creación de la Orquesta Juvenil de América Latina: un símil del compromiso por el deseo común de hacer del mundo un lugar mejor para todos.  



Los participantes
Este proyecto es de enorme importancia, también, desde el punto de vista social. Los 100 niños y jóvenes que conformaon la Orquesta Juvenil de América Latina hacen parte de organizaciones que trabajan con el fin de ofrecer mejores condiciones de vida a estos niños, quienes viven en condiciones de marginalidad social y están en permanentes situaciones de riego por los conflictos internos, la violencia urbana y la pobreza que caracteriza a ciudades y municipalidades en América Latina.

ISA se suma, así, al propósito de hacer visible la importancia de la música como factor de cohesión social y como una práctica que produce cambios significativos en el fuero interno de los beneficiarios.        

La conformación de la Orquesta Juvenil de América Latina fue también una ocasión para que los 100 niños y jóvenes compartieran sus experiencias de vida, la diversidad de sus culturas y visiones del mundo, y para que generaran espacios de camaradería y comunión que marcaron, sin duda, un hito en su existencia y en la proyección futura de sí mismos como personas y como seres que integran la sociedad.  



María Claudia Parias Durán

Presidenta Ejecutiva

Fundación Nacional Batuta 

Regresar