Las empresas apoyan a fundaciones y academias que trabajan con niños y jóvenes en todo el país.

    Por: Andrés Octavio Cardona - acardona@larepublica.com.co

    Nota original: https://goo.gl/UwTdf5

    La contribución en la formación de niños y jóvenes en ámbitos como el deporte y la cultura son cada vez más importante para empresas y organizaciones del país, en pro de apoyar dos de las áreas que más captan el interés de los menores en Colombia y que se convierten en las temáticas que más iniciativas suman en conjunto con el cuidado del medio ambiente.

                                                                


    En ese sentido, el respaldo a talentos musicales cuenta con múltiples iniciativas que promueven entidades como Bancolombia, Fundación Éxito, Mineros, RCN, Fundación Bolívar-Davivienda, Oro Molido, las universidades de Antioquia y Eafit y Ecopetrol, entre otras organizaciones del sector privado y académico a nivel nacional.

    A su vez, la vinculación de academias y fundaciones como Batuta, Música por Colombia, Fosbo, Notas de Paz, Amadeus o Iberacademy con el sector público ha fortalecido las alianzas para este tipo de programas que incluyen beneficios como apoyo a la formación académica, acceso a instrumentos, patrocinio para conciertos, clases maestras, fortalecimiento de las redes orquestales, así como movilidad en el extranjero.

    “Su importancia está en que son los principales vehículos que tiene la promoción del desarrollo cultural en el país, ya que el presupuesto general del Gobierno para este sector no llega a 1%”, destacó Lina Arroyave, promotora cultural y experta en programas sociales de la Universidad de Antioquia.

    Uno de los casos exitosos que refleja el impacto de este tipo de iniciativas con alcance internacional es la Academia Filarmónica Iberoamericana, también conocida como Iberacademy, organización sin ánimo de lucro fundada en 2011 por el maestro Alejandro Posada y María Helena Tamayo, que cuenta con el respaldo de la New World Symphony de Miami, la única academia orquestal permanente de Estados Unidos y la Fundación Hilti, entre los vinculantes.

    Como parte de su gestión se ha logrado impactar de manera indirecta a más de 6.000 niños y jóvenes de Colombia, Brasil, Nicaragua, Perú, Chile, Bolivia y Cuba. De ellos, se apoya a 300 directamente.

    Con este impacto y cobertura regional, 60 de sus talentos se presentarán del 8 al 26 de marzo en los festivales de Lucerna en Suiza y Salzburgo en Austria, así como en Vaduz, capital de Liechtenstein, en la gira Gratitud 2018, como la primera orquesta colombiana invitada a estos encuentros, catalogados entre los más importantes del mundo.

    “Con Iberacademy se busca impactar puntos estratégicos como el apoyo y acceso a la oferta de carreras de música, fortalecimiento de bancos de instrumentos de calidad, alianzas con instituciones como las universidades de Antioquia y Eafit, Fundación Bellas Artes o la Filarmónica de Medellín, toma de conciencia de las oportunidades y la retribución de su conocimiento en sus sitios y localidades de origen”, dijo Posada.

    La Fundación Éxito, por su parte, desarrolla desde 2010 diferentes proyectos enmarcados en el apoyo musical.

    Entre estos destaca una iniciativa piloto con la Orquesta Sinfónica de Antioquia y la inversión de $700 millones a fundaciones y hogares infantiles como Carla Cristina, La Gota de Leche, Ximena Rico, Mamachila, Laboratorio del Espíritu, El Rebaño y Pasitos de Futuro. Con ellos se ha beneficiado a 796 niños y se proyecta aumentar la cobertura en 2018.

    Para esta labor, los aportes del programa Goticas como donaciones voluntarias de los clientes que visitan los almacenes en todas las ciudades se convierten en soporte fundamental, explicó Paula Escobar, directora de la Fundación Éxito.

    De otro lado, Bancolombia desarrolla en conjunto con el Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo el programa de becas en danza Alma en Movimiento que beneficia el talento de jóvenes bailarines.

    Otra de las organizaciones con trayectoria en este rubro es la Fundación Bolívar-Davivienda a través de la Filarmónica Joven de Colombia que ha impulsado la carrera de más de 350 músicos. Más de tres millones de personas en 25 países han escuchado las interpretaciones que realizan sus integrantes.

    En esta labor se han vinculado empresas como RCN y fundaciones como Batuta, entre otras organizaciones.

    Precisamente, esta entidad es uno de los íconos del apoyo musical en Colombia pues desde 1991 ha impulsado diferentes programas. Entre estos se encuentran Batubebés, iniciación musical, formación coral y sinfónica e iniciativas para personas en condición de discapacidad.


    “Anualmente contamos con 43.000 participantes de los distintos procesos de formación musical”, apuntó María Claudia Parias, presidenta ejecutiva de la Fundación Nacional Batuta. En 2018 se proyecta potenciar el impacto y crecimiento pues se espera pasar de 43.000 beneficiarios directos a 44.560 beneficiarios directos vinculados a los diferentes de programas ofrecidos en el territorio (Batubebés; Iniciación musical; Formación sinfónica; Discapacidad) y, de igual manera, pasar de 191 a 194 centros musicales lo que implica tener presencia en 13 nuevos municipios del país.


    Inscripciones en Música para la reconciliación


    La Fundación Nacional Batuta y el Ministerio de Cultura abrieron las inscripciones para el programa ‘Música para la reconciliación’, que busca promover el ejercicio de los derechos culturales y el desarrollo integral de 18.000 niños, niñas, adolescentes y jóvenes que han sido víctimas del conflicto armado o que se encuentran en situación de vulnerabilidad, mediante un programa de formación musical colectiva -ensambles y coros- y un componente de atención psicosocial. El programa tiene cobertura en los 32 departamentos de Colombia.



    Regresar