La internacionalización musical en Batuta: una herramienta de transformación social

Este año ha sido uno, en el cual hemos puesto un énfasis particular en lograr alianzas internacionales para el fortalecimiento de la práctica musical infantil y juvenil de nuestros beneficiarios. Y la estrategia ha resultado tan exitosa que nuestros niños, niñas y jóvenes, de distintos rincones del país, han tenido la oportunidad de ampliar sus horizontes culturales y sus destrezas musicales en lugares como Salvador de Bahía en Brasil, California en Estados Unidos, Trento en Italia, por citar algunos ejemplos.

En este marco de acción, la Fundación Nacional Batuta y la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Jalisco firmaron un Convenio marco de cooperación internacional para trabajar con el fin de fortalecer procesos de formación y realizar actividades que, en el campo de la música, favorezcan la formación de niños, niñas, adolescentes y jóvenes; los procesos de formación a formadores y la circulación de manifestaciones artísticas de interés para las dos entidades.

Esta alianza responde a la estrategia de internacionalización de Batuta, que busca establecer vínculos con proyectos similares en el mundo, los cuales ven en la práctica musical una oportunidad de desarrollo social, tal y como sucede con el programa ECOS: Música para el desarrollo, de la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Jalisco. ECOS promueve el aprendizaje formal de la música como una herramienta para el desarrollo social.  El programa crea, opera y mantiene una red estatal de núcleos en los que se ofrecen servicios gratuitos de formación musical a niños y jóvenes entre los 6 y 16 años.  Su objetivo es formar mejores seres humanos que exploren todas sus capacidades y contribuir con ello al desarrollo personal de los propios alumnos y a la renovación de la vida comunitaria del Estado.

El trabajo de las dos organizaciones, en efecto, permite que los niños y jóvenes re-signifiquen sus vidas, creen relaciones afectivas y se beneficien de una movilidad social efectiva. Además, en Batuta tenemos mucho que aprender de ECOS por su trabajo comprometido con los repertorios tradicionales y la riqueza de las prácticas musicales de Jalisco que hacen parte del ADN de la formación musical en esta organización par. El convenio es también un valioso reconocimiento a nuestro saber hacer. Diego Escobar, Director General de Desarrollo Sectorial y Vinculación de la Secretaría de Cultura Jalisco, reconoce que Batuta es un referente regional de iniciativas similares, cuando afirma que  “en la Secretaría de Cultura de Jalisco queremos continuar consolidando nuestro proyecto con el acompañamiento de Batuta; por eso, estamos seguros que este convenio beneficiará a los participantes de los procesos, a los maestros y a la organización misma, a través de la movilidad de grupos representativos y del diálogo constante sobre los programas de formación que permitirán continuar con la transformación social en las comunidades”.

La relación entre las instituciones se consolidó en 2016 con la participación de ECOS en el Seminario Internacional Música y transformación social en el mundo, organizado por la Fundación Nacional Batuta en el marco de su aniversario número 25. En este encuentro de experiencias significativas que, mediante la música, transforman la vida de personas en comunidades y contextos sociales muy diversos, se identificaron proyectos que pueden trabajar de la mano dada su cercanía misional, tal y como es el caso de Batuta y ECOS.   

Fue así como, el pasado mayo se materializó el primer encuentro entre ECOS y Batuta: por invitación de la Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco, 25 niños, niñas, adolescentes y jóvenes de Batuta viajaron a Guadalajara para atender una residencia y ofrecer conciertos con sus compañeros mexicanos y un concierto final en el Teatro Alarife Martín Casillas de esta ciudad. En 2019 este hermanamiento tendrá continuidad en Colombia donde se realizará una residencia en Bogotá y se ofrecerá un concierto que integrará a la Orquesta Batuta Bogotá y una delegación de 25 integrantes del Gran Mariachi ECOS.

Se trata de un intercambio de ida y vuelta. De un intercambio de conocimientos, saberes, músicas y afectos, tal y como lo señala Karol Díaz, una de las integrantes del coro del Centro Musical San Rafael de Bogotá, beneficiaria de la iniciativa: “tener la oportunidad de visitar México y representar a Colombia fue muy emocionante; conocer su cultura, su música y darnos cuenta que, aunque tenemos diferencias, también tenemos muchos puntos en común fue muy enriquecedor para mí. Esta oportunidad de viajar y de compartir con los participantes de ECOS fue posible gracias a la música”. Y esto es cierto: la música rompe las fronteras, transforma a las personas y genera los más potentes lazos de comunión.

 

María Claudia Parias Durán

Presidenta Ejecutiva

Fundación Nacional Batuta  

Regresar